miércoles, 13 de junio de 2007

Que asco da la Administración de Justicia


Es terrible.


La profesión de abogado no consiste en buscar la justicia, ni el abogar por una persona tampoco, sino en conocer cada uno de los oscuros pasajes de la ley muy bien, pero ser mejor aún en aquellos aspectos que no tienen que ver con la legalidad.

Es evidente que escribo con la sangre en el ojo, y lo hago porque las situaciones que se dan en la práctica del ejercicio profesional del derecho al parecer están más allá del bien y del mal.

La burocracia es un problema solo cuando los burócratas son incompetentes, ineficientes e ineficaces, no hablo de su indolencia tan siquiera, porque no les pido que se apersonen de los problemas, pero por lo menos si que despachen con mediana efectividad todo aquello que les corresponde.

Nunca había hecho un trámite penal, y tal vez peco de novato en esa parte del sistema, pero sin lugar a duda es el área más truculenta que hay.

Todo el mundo pide documentos irrelevantes, absurdos y desde el juez con más poder hasta el último de los conserjes, pasando por los todo poderosos fiscales y por cada uno de los agentes de policía tiene algo que ver en trámites administrativos que muchas veces ni entienden, pero sobre los cuales hay que dar la razón a todo funcionario que mete pico en el asunto, para no caer mal, para poder obtener un resultado, para sacar a un inocente de la cárcel o para evitar que un culpable se fugue.

Alguna vez cnversaba con un amigo y colega, y el me decía que es necesario el don de gentes y que si de eso depende obtener un buen resultado eso hay que ser. No comparto.

¿De cuándo acá es necesario ser el tipo más simpático del universo para que un funcionario cumpla con su trabajo? Si yo voy a una oficina es para presentar un documento del que espero una respuesta que apunte a alguna dirección con la simple codición de que se apegue a derecho. Claro si soy amigo de algún funcionario que bueno, pero yo no voy a las dependencias públicas a hacer amigos necesariamente, voy simplemente a hacer un trámite.

Entiendo que a alguien educado, con buena presencia, con 'don de gentes', se le reciba mejor, pero si el llegó depués de mi, se lo atiende después y punto, si su trámite es el 41638, en ese puesto se lo atiende. Claro eso no sucede, y no sucederá.

Conescuentemente soy un tipo educado, respetuoso y hasta coqueto si es necesario para lograr ser atendido, y tengo que especificar que buco que se me atienda legalmente y no por delante de nadie que haya llegado antes que yo, pero tampco permito que nadie se me cole como se dice vulgarmente. No se que tan bien me salga, generalmente soy un buen tipo con mis panas, como todo el mundo, pero no me ha ido tan mal hasta ahora, sin embargo no me gusta.

No me gusta porque tengo que mantener una sonrisa idiota de nueve a seis para lograr que se de trámite a cualquier huevada, y cuando no sale igual mentenerla y seguir intentando sacar adelante situaciones en las que casi siempre hago las cosas bien y apegadas a las normas, pero que aún así no valen, claro si le puteo a alguno por incompetente se me caga la profesión y no vuelvo a sacar nada hasta que se muera el último de los funcionarios que recuerden el incidente.

Que vaya a sacar veintemil copias más de la cédula, que se necesita la firma del todopoderoso sastre de la esquina, que no me puede entregar directamente a mi, primero tiene que ver la secretaria (quien literlamente ve la primera hoja sin leer del el expediente y le pasa al que yo le di que está en el escritorio de junto), que regrese en media hora, vea acá se atiende de 9 a 12 (aunque llegaron a las 10 y aún es 11 y 50), que baje al primer piso, que no es aquí sino en el quinto, que regrese nomás al cuarto, que falta que revise cualquier diablo, que no vino, que el juez está prófugo y no hay quien firme, que hay que darle para los gastos o reconocer las molestias del que le ayudó, o la mejor que alguna vez me contó un compañero de la u hace algunos años, no sea malito vea acá no estamos para servirle.

Llegué a una conclusión personal y a una laborales. La primera es que no voy a hacer más penal aunque me toque migrar a recoger coles a Murcia, eo es mucho más digno definitivamente que hacer algo que no me guta y en lo que me toca hacer cosas que con las que no comulgo.

La laboral es que el abogado penalista o es un hombre decente, trabajador, con voluntad, que sufre y exige (que los hay, conozco unos pocos, ahora justamente hablaba con uno que es un ejemplo de la profesión) o bien son una tarea de pillos que solo sirven para hacer las cosas en base al compadrazgo, a la coima y a la brava.

Solo quiero que en lo que estoy termine, para poder retirarme de esta parte del ejercicio y vivir una vida tranquila y honesta, así que si alguien busca un abogado en esas condiciones me escribe, porque por lo visto necesitaré trabajo.

12 Guiños:

Ludovico dijo...

Gajes del oficio. aunque pienso que un poco de antrax solucionaria muchos problemas en la seis de diciembre y piedrahita :(

j_major dijo...

my two cents:

SONRISAS PARA CONSEGUIR TRÁMITES:
fake it till u make it. sonríe y mejorará tu día. no te amargues solo porque sabes que necesitas la sonrisa.
para mi, la sonrisa es como ir de terno-y-corbata: legalmente no te pueden negar la atención si no la llevas, pero consigues tu trámite más facilmente con ella. así que me acostumbré a usar la corbata y el terno. y de hecho ahora me gusta. y creo que me visto mejor "de serio" que "de casual o como se diga".
si la corbata y la sonrisa te amargan, evita hacer trámites.

o evita ser abogado.


PELEARSE CON FUNCIONARIOS:
dices q si le puteas a un burócrata, el ente público te declara enemigo no. 1. bueh... hay formas y formas. yo en la SENATEL me he peleado con la bola de gente, desde el secretario de telecom (suplente) hasta la man que recibe documentos y el tipo que envía los sobres a servientrega. y todos los burócratas de en medio.

pero les he puteado de manera sutil.

y sigo recibiendo atención de la SENATEL. a regañadientes, pero la recibo.

HACER PENAL:
yo si lo haría. de hecho me metí en esos mundos por los temas de tránsito mío y de mi hermano. no es tan grave...

LA PROFESIÓN:
no se lo q me depare la vida, pero me gustó esta etapa (6 meses?) en que me dediqué a ser investigador. ojalá se repita.

Andrés Chiriboga dijo...

Amigo j_major, hay formas de ser y formas de ser. Lo del terno lo veo yo más como una muestra de formalidad para con el cliente que como requisito de trámite.
Es más me gusta mucho el terno, me siento cómodo a diferencia de mucha gente, lo de la sonrisa lo hago natural cuando estoy de ánimo o como necesidad cuando no pero igual toca, pero no puedo dejar de pensar en que llegasemos a ser como en países con burocracia más eficiente en la que al funcionario público no le importa efectivamente tu cara o tu terno, sino exclusivamente con el documento que vas, y casos si hay, tal vez solo en nuesto folklórico medio se necesite ser mil sonrisas, insisto que bueno si alguien es así al natural como tu en el ejercicio hermano, pero si alguien no lo es no es causal para la no atención, el descuido o la ineficiencia, si fuera así la solución no sería tener funcionarios más capaces sino abogados cada día más sapos y más serviles frente a los ineptos funcionarios, por lo menos a mi no me convence.
Una cosa es putear de manera sutil, y otra es putear de verdad, a ver, hoy un funcionario estaba en su oficina, el ponía el sello, nada más, a las 12:10 llegó el que ingresaba lo datos al sistema, y a las 12:50 el que firma, yo estuve desde 10 para las nueve, no habían ido antes, y claro si les puteas no te atienden y te jodes, cuando lo más bajo que merecen es ser despedidos y prohibidos de regresr a un cargo público, aunque claro a lo mejor el problema no está en ellos, sino en aquellos que no tenemos don de gentes para aguantarles.
Transito y penal es parecido pero no es lo mismo ni en la forma ni en el fondo, además debe ser desesperante estar detenido en la cárcel de tránsito, no se, pero no debe ser ni cerca lo mismo que estar e el penal ni tampoco como la PJ, así que la presión es completamente distinta.
A mi el derecho definitivamente me gusta, y mucho, como ciencia más, como forma de ver el mundo también, como ejercicio si, pero no en todas las áreas, y así como a algunos les encanta litigar y má en penal o así yo me siento a gusto en otras áreas, no má cómodas necesariamente, pero si menos corruptas y más organizadas.
Saludos

Gracias amigo Ludo por pasar, yo conideroque se necesita una verdadera carrera administrativa desde cero, caso contrario estamos condenados a seguir con un sistema que por lo menos para mi no le premia al abogado má hábil o dcho o sabido, sino al funcionario más incompetente.

Escarlata Mix dijo...

Un columnista de mis país consideró a los burócratas como los idiotas del colegio, los típicos puntos de las burlas, los que pasaban desapercibidos. Y que, para variar, sacaban bajas notas. No tenían autoridad, no se hacían respetar, no tienen cara.
No pudieron acabar satisfactoriamente carrera alguna, ni profesional ni técnica. Y el único camino que les quedó fue la carrera pública, en base de alguna recomendación o chanchullo. Es cuando el burócrata verdaderamente se siente en su garbanzal y ejerce su venganza a la sociedad retrasando y complicando trámites. Claro, por sacarlos del embotellamiento donde se encuentran sus papeles recurren a la coima o al chantaje.
Además lo que dice J Mayor es verdad, no como costumbre sinó como estrategia. Saludos.

Cronista dijo...

Andrés
En gran medida por todo lo que cuentas me desencanté de la profesión y me dediqué al periodismo. Si bien no es tampoco el paraíso sí me permite ser consciente de que mis actos no se adecuan a un sistema corrupto, podrido, para tratar de conseguir pan...

Qué hacer... vaya pregunta para la que de momento no tengo respuesta...

Saludos...

Diego Viñas dijo...

Jajajajaja Bueno si algún día tengo un quilombo por ejercer el periodismo me podrías dar una mano Andrés, aunque supongo que en ese caso sería mejor contratar a alguno de los corruptos de acá que en dos segundos te deshacen todos tus problemas, por un precio alto, pero rápido.
La burocracia es lo peor que hay, varias veces me agarré a puteadas con burócratas, porque no me molesta que me pidan diez mil cosas, lo que me rompe las pelotas es que a veces no te informan bien y te hacen demorar diez veces más porque son unos ignorantes puestos a dedo por un político o puntero de turno que encima te tratan mal y con soberbia.
Te cuento una anécdota personal, estuve más de un año con mi documento de identidad nuevo (luego de un largo trámite de año y medio) que decía que era de sexo "mujer" jajajajaajaja, ni siquiera para completar un dato tan estúpido como ese son capaces, estuve entonces dos años y medio sin documento formal, uno y medio por burocracia y otro año por burocracia y estupidez, y encima era "mujer", se demoraban un poco más y me convenía irme a Chile a hacerme el cambio de sexo que era más rápido :P
Un abrazo

Carlos dijo...

...admiro el don de gentes de los tramitadores de los grandes bufetes, de ellos hay que aprender.

Andrés Chiriboga dijo...

Escarlata: No se si efectivamente hayan sido los giles del colegio, pero lo que si se es que mediocres fijo eran, tal vez eran los más sapos inclusive. Pero más allá de eso es increible como la falta de un verdadero sistema de carrera administrativa impide que nuestros servidores públicos sirvan efectivamente.
Un abrazo.

Andrés Chiriboga dijo...

Cronista: Efectivamente es una respuesta sin mayores salidas a corto plazo, por lo que suponiendo que empiecen a cambiar las cosas tenemos ineficiencia y corrupción para rato. En mi caso seguiré ejerciendo la profesión.
Un abrazo.

Andrés Chiriboga dijo...

Diego: Tu caso ya está más allá del bien y del mal evidentemente, es inaudito, pero en realidad cuando uno se empieza a involucrar en el día a día del sistema empieza a oír historias como la tuya, que al poco tiempo empiezan a ser curiosidades en un sistema que ya no sorprende a nadie.
Lo de la solución de Chile, jaja, creo que era preferible esperar al documento hermano.
Un abrazo.

Andrés Chiriboga dijo...

Carlos: Efectivamente en lo grandes estudios hay gente muy buena que sabe tramitar muy bien, es por eso que siguen ahí, aunque claro que los explotan, pero tienen la oportunidad de aprender con casos importantes y con el respaldo de buenos abogados.
Solo una cosa, y no digo que sea siempre, pero muchos funcionarios reciben bien a los ayudantes de estudios grandes precisamente por eso de saber de donde vienen. Eso es solo una apreciación.
Gracias por pasar, saludos.

Di dijo...

Bienvendio al club!!!
La tramitología es lo más indignante que sirve...
Lo de recoger coles en murcia si ha de ser complicado que lo logres... la tramitología en la embajada es terrible...