miércoles, 7 de febrero de 2007

De las nacionalizaciones


El proceso ordinario de nacionalización en Ecuador es largo y tortuoso, ya que como en cualquier otro país del mundo, quien aspira a adquirir una nueva nacionalidad, y convertirse en un ciudadano con similares derechos y obligaciones que cualquier otro que ya los goce por el hecho de haber nacido en el territorio o por ser descendiente de conciudadanos, debe comprobar su idoneidad, amor al país, patriotismo, además de ser un dichado de virtudes, lo que implica que este extranjero que se somete a este procedimiento realmente se la juega, en principio, por amor a la camiseta.

Vemos como ejemplo los engorrosos trámites que deben llevar a cabo compatriotas quienes deciden adquirir la ciudadanía estadounidense, o quienes llegan a España.

Claro, tal vez no lo hacen por un total amor al nuevo país, pero entre que si han llegado a quererlo, y la conveniencia económica se someten a procesos que duran años, y que empiezan consiguiendo la residencia, y concluyen años después con la jura de la nueva bandera.

En todos los países hay trámites “abreviados”, digamos, que permiten que la persona en cuestión obtenga la nacionalidad con mayor facilidad que si la buscase por la vía ordinaria.

Ecuador no es la excepción, y así, la ley de la materia prevé que una de las formas de adquirir la nacionalidad consiste en aquella en la que el Estado otorga este privilegio a una persona por sus valiosos servicios prestados a la nación.

El caso que más conmovió al Ecuador en los últimos años, debe ser el del conocido personaje Tony el “Suizo”, quien llegó a construir puentes en los sectores más olvidados del país, y que sin lugar a dudas se ganó este privilegio por mérito propio.

Ahora que en nuestro querido país, tenemos que tergiversar todas las instituciones, y esta no podía ser la excepción, y en consecuencia, tenemos que ver que a la altura de Tony el “Suizo”, están Carlos “Cuqui” Juárez, Gilson de Souza, Ariel Grazziani, Cristian Carnero, Cristian “Camello” Gómez, Cristian Botero, Javier Klimowich, Washington Aires, Alex Escobar, Marcelo Velazco, Carlos Espíndola, y ahora se suma el portero de EMELEC Marcelo Elizaga, entre muchos otros que se me escapan en este momento, y cuyos servicios han sido netamente futbolísticos.

Claro, para muchos apasionados del fútbol el desempeño de estos profesionales debe ser digno de ser premiado con nuestra ciudadanía, aunque muchos ni siquiera hayan pasado muchos años aquí, y aunque otros siendo ecuatorianos no vivan aquí después de terminar su carrera futbolística, y aunque en muchos casos sea meridianamente claro que lo único que buscaban estos conciudadanos era no ocupar plaza de extranjero y quedarse más tiempo en el país.

No dudo que algunos de estos decidan quedarse en el país, pero serán contados con los dedos de las manos, puesto que el patriotismo se les acabará a muchos con el último sueldo. Ojalá me equivoque y su comportamiento demuestre que llevan al Ecuador dentro de su espíritu, y no solo les dure pocos años.

Como siempre es una pena que en este proceso de deterioro social no se salven ni siquiera las instituciones en las que reside la mismísima soberanía, ya que otorgar la carta de naturalización a un nuevo ciudadano es tan importante que es entregada por el Presidente en persona, e implica que alguien es digno de llamarse ecuatoriano, más aún si la causa es por servicios relevantes prestados, que en el caso de Marcelo Elizaga, son por su ayuda a los niños del Ecuador, especialmente del Guayas”, y “por sus méritos deportivos.

4 Guiños:

Guachapeli dijo...

Me alegra saber que a Tony el suizo le dieron la nacionalidad. El si la merece y no la mayoría de jugadores de fútbol.

Me gustó tu blog. Si lo deseas podemos intercambiar enlaces.

j_major dijo...

nuestro paìs es pionero en nacionalizar a deportistas por "grandes servicios prestados al paìs", algo que recièn lo comenzò a hacer EE.UU. (nacionalizaron a una chica canadiense para q participe x USA en las olimpiadas de invierno)...

una crìtica està en :

j_major dijo...

nuestro paìs es pionero en nacionalizar a deportistas por "grandes servicios prestados al paìs", algo que recièn lo comenzò a hacer EE.UU. (nacionalizaron a una chica canadiense para q participe x USA en las olimpiadas de invierno)...

una crìtica està en : http://elecuadordehoy.org/2007/02/08/la-patria-ya-no-se-vende-se-regala/#comments

Ludovico dijo...

Como diocen mis panas colombianos, " en el país del sagrado corazon todo es posible" No nos haría raro que nacionalicemos 20 rusos para tener un equipo de hockey sobre hielo