miércoles, 4 de abril de 2007

Del fútbol ecuatoriano.


Sin duda alguna el fútbol ecuatoriano ha alcanzado en los últimos 10 años un progreso increíble, hecho que se verifica a nivel de selección, y por proyectos impulsados desde al año 1997, en el que se jugó el primer torneo nacional sub.-20 con el mecanismo de que los partidos de las inferiores sean los que precedan a los de mayores.

El proceso de las inferiores dio resultados, generando en algunos equipos cantera, de la que han salido grandes jugadores como Méndez, Guerrón (después de todo fue al primer mundial) y Saritama en el Deportivo Quito; Salas y Ambrossi en Liga de Quito; Paredes en Barcelona; Quiroz, Benítez, Valencia, Castillo y Guagua en El Nacional; y el caso en el que mejor ha funcionado es ciertamente Emelec, equipo del que han saldo decenas de jugadores que ahora recorren los demás equipos del país, y del que siguen saliendo más jugadores.

Este gran acierto, al que algunos periodistas y ciertos dirigentes se opusieron en su momento (decían que se dañaban las canchas para los partidos de mayores, y que los costos de mantener otro equipo perjudicaría al equipo principal, entre otros argumentos), permitió tener el complemento adecuado para la selección que clasificó al primer mundial, y actualmente este grupo de jugadores son la base de la selección; es complementado por la decisión de permitir que jugadores sub.-20 primero, y ahora sub.-18 jueguen obligatoriamente en el campeonato nacional, proceso que dará frutos a mediano plazo.

Además de la generación de nuevos talentos, los equipos se interesaron en tener un mejor plantel, y así generar una marca como equipo que permita que el consumo masivo de sus respectivas hinchadas de distintos productos y que lleven a la gente a los estadios, sin dejar a un lado que con la dolarización en Ecuador, los pagos a los equipos por derechos de televisión aumentaron significativamente, lo que permitió traer mejores extranjeros en promedio y mejores técnicos que incorporen nuevas ideas en el medio.

Hasta ahí todo bien, (bueno ni tanto, ha existido mucha oposición a la FEF, alguna veces bien fundamentada y otras no tanto, por sus muy discutibles actuaciones) pero qué pasó con los equipos ecuatorianos, que pareciera que cada vez bajan más el nivel en lugar de elevarlo, desde mi perspectiva hay varias razones.

1. Mal uso de las categorías inferiores.- Muy pocos equipos han sabido beneficiarse de su propia cantera, como excepción del manejo responsable del tema está Emelec, pero los demás han usado a sus categorías formativas con mejor o peor suerte. Deportivo Quito sub.-20 fue el primer equipo campeón de este tipo de torneos en 1997, equipo del que salieron muy pocos jugadores que llegaron a pisar la cancha con el equipo de primera y del que casi ninguno triunfó, solo dos llegaron a selección Guerrón y Méndez, y solo este último ha logrado triunfar internacionalmente ahora con el PSV, lo que claro es un mérito, pero tal vez se podía esperar que se generen muchos más jugadores aunque sea para el mercado local. Carabalí logró tapar con mala suerte en primera división (mala suerte para él, porque en realidad en malísimo) y aunque pasará a la historia por ser el segundo arquero en hacer un gol de arco a arco, no será por nada más. Sotomayor jugó un par de temporadas y desapareció, Folleco y Vernaza, dupla goleadora de ese equipo no logró desarrollarse en primera. Este ejemplo se aplica a casi todos los equipos, porque de los jugadores nombrados al inicio en relación con sus equipos, la producción de jugadores es muy pobre, dos o tres por equipo, y eso con suerte.

2. Nivel del arbitraje.- Es muy triste ver como el desarrollo del fútbol no va de la mano con el desarrollo del arbitraje, y es que probablemente Ecuador sea uno de los países con más líos arbitrales. El localismo de los jueces es evidente, no creo que se vendan, casi nunca probablemente, pero es evidente que pitan a favor del equipo local, más si este equipo es uno con peso histórico o económico.

3. Sistema de campeonato.- El sistema de campeonato ecuatoriano de fútbol es muy poco competitivo, lo que no implica que no sea interesante, pero veamos ciertos detalles del mismo: Solo juegan 10 equipos, tal vez el panorama económico no permita que nuevos equipos se integren con éxito, pero el hecho de jugar solo contra nueve, ya limita mucho; Al haber dos rondas al año más una liguilla los equipos jugarán mínimo cuatro veces entre si, cuando no seis, así que no se promueve la competitividad ni la regularidad de generar equipos que se paren en cualquier cancha, sino que la preparación que se da es con dedicatoria, puesto que de todas maneras en los últimos años son los mismos equipos los protagonistas, ya sea que lleguen a algo importante o no; y en consecuencia los partidos se preparan a sabiendas de lo que ha pasado con este equipo últimamente y que tiene que volver a pasar otras cinco veces más en este año, y los mismos jugadores tienen una preparación menor, puesto que Marlon Ayoví (ahora en Barcelona pero 14 años en Deportivo Quito) debe haber jugado tantos Quito – Liga que se sabía de memoria como juega Obregón, no por estudio táctico necesariamente, sino de tanto jugar contra él. Así como Cevallos sabía donde se para Juárez o la Sombra cómo cubrir a Ebelio. La conclusión es muchos partido contra los mismos equipos no genera competitividad, sino todo lo contrario.

4. Participación recurrente de mismos equipos internacionalmente.- En nuestro medio los equipos que participan en competencias internacionales en los últimos años son los mismos, lo que tiene dos consecuencias negativas para el desarrollo de todo el fútbol nacional: Primero los equipos que participan obtienen mejores ganancias y se crea un brecha entre estos equipos y otros, sobre todo con recién ascendidos que no tienen la posibilidad de competir económicamente con los primeros, que además no mejoran internacionalmente, pues esta idea concatenada con la anterior implica que los equipos, con cada vez menor nivel participan en estos torneos, sino veamos a El Nacional, que más allá de que muchos de sus jugadores han migrado, no se justifica un tan mala actuación como la presente en la Libertadores. Como siempre está en Liguilla El Nacional tiene que prepararse para jugar seis veces con Liga, Barcelona, Emelec, Olmedo, Deportivo Quito, y/o Deportivo Cuenca, que han participado recurrentemente en los últimos años en todas las instancias del torneo, y no está preparado para jugarle a cualquiera, sino a los de siempre. En segundo lugar es desmotivante para otros equipos, sobre todo aquellos que recién entran a la Primera A, y que solo buscan permanecer, objetivo que se justifica en un torneo de 16 o 18 participantes pero no de diez.
Si participan los mismos equipos es también consecuencia del torneo ecuatoriano que debe buscar que los cinco cupos de torneos internacionales (3 libertadores, 2 de sudamericana) se repartan de mejor manera.

5. Migración de jugadores.- Con los éxitos alcanzados en la selección, muchos jugadores han salido del medio, y aunque no jueguen regularmente la mayoría, la “exportación” de talentos crece como nunca antes y deja a muchos equipos sin platilla, o mejor dicho, demuestran que no la tenían, y se ven perjudicados al no tener recambio, que debería venir de las inferiores en principio.

6. Falta de institucionalidad de los equipos.- Esta es una situación muy grave que vive el fútbol local y aunque no se ve con claridad en todos los equipos, en algunos la intervención es muy evidente, tanto que a pesar de ser clubes que funcionan como sociedades, tienen dueño, ya sea en persona o en cooperativa.Ese es el caso de ciertos equipos en los que grupos dirigenciales han manejado su institución desde hace décadas, ya sea ganando elecciones o no. El Nacional por ejemplo pertenece prácticamente a las fuerzas armadas, su dirigencia es relevada por las mismas y cada dos años se turnan las tres ramas para conducir el futuro del equipo. No hay elecciones y es financiada entre otros rubros por el aporte, voluntario de unos y forzoso de otros, de todos los miembros de las FFAA. Liga es otro caso de estudio, tiene club y socios, se elige presidente y directiva en general, por estos mismos, pero el equipo está manejado externamente por el ex – alcalde de Quito, Rodrigo Paz, quien inclusive dijo que de no ganar quien él auspiciaba esta vez para la presidencia de Liga su grupo de trabajo se alejaría del equipo, hecho que influye en la decisión de los socios quienes saben quien pone la plata y quien es dueño del estadio, y terminan eligiendo al “pacista” de turno, sea quien sea, quien además no es el vocero del equipo, sino un trabajador más del dueño. Esos son tal vez los casos más evidentes, sin que por ello se salve en realidad ningún equipo de nuestro medio.

5 Guiños:

Diego Viñas dijo...

Lo de los árbitros parece un mal regional por lo que decís, o será que pienso eso porque soy hincha (auqnue no miro los partidos siquiera) de un equipo chico. Lo que mencionás de la migración creo que es crucial, ese punto es importantísimo y vital. Un abrazo andrés

Andrés Chiriboga dijo...

Efectivamente es un mal regional el arbitraje, aunque en nuestro medio lo equipos y los dirigentes se cargan mucho de eso para tapar sus propias deficiencias. Acá la migración de futbolistas nos mató terriblemente. Un abrazo.

Andrés Chiriboga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marilu dijo...

lo q pasa con el fútbol ecuatoriano es q existe excesivo compadrazgo entre directores técnicos, jugadores, directivos, sponsors y federación...

1er paso: que exista un ente regulador de la fef, cómo es posible q chiriboga haga lo q se le cante, y la prensa (solapadora) no diga nada solo xq en su administración hemos clasificado a 2 mundiales...

el fútbol es un negocio, y debe ser llevado por gente q conozca... tal vez los paz son los q medio entienden eso... pero igual, pecan en otros aspectos y pretensiones.

y de mi amado Emelec, puedo decir q ni siquiera la cantera se la utiliza, x los ñañeríos q existen entre la dirigencia y el cuerpo técnico, q traen paquetes... y bueno, los resultados son evidentes...

Andrés Chiriboga dijo...

Marilú: Coincido en que es necesario que se regule a la FEF, pero debe ser puertas adentro, ya que por disposición de la FIFA si algún ente externo a la FEF, que es una institución privada, lo regula, el órgano rector del fútbol ecuatoriano queda fuera de la FIFA.
Para eso en teoría los dirigentes pueden auditar, y lo hacen, y por las picas que hay entre dirigentes del fútbol nacional, si se hubiera encontrado algo, ya se lo hubiera divulgado.
No coincido en que la prensa lo apoye, es más, si te fijas en los canales a nivel nacional en todos le dan a la FEF con distintos niveles de intensidad, esto responde a que lastimosamentela gran mayoría de periodistas reponden a intereses de equipos y no tienen un criterio futbolístico general.
Los Paz son un ejemplo de como manejar el fútbol como negocio, pero para eso han matado a la institucionalidad de su equipo, en el que tienen un preidente decorativo, y socios que lo único que pueden hacer es llevar el carnet, porque sus decisione por muy democráticas que pudiesen ser no valen si Rodrigo Paz no está de acuerdo.
Lo del Emelec er grave, porque es un grande del fútbol nacional, y tienes razón, ya no usa la cantera, que hasta hace dos o tres años era la mejor, a pesar de esoigue siendo buena, lo que demuetra que los demás equipos han fracasado en esa asignatura.