sábado, 21 de abril de 2007

Los nuevos mismos de siempre.

Ganó el Si por una asamblea que reforme la Constitución, y para algunos intérpretes todo el marco legal del país, y lo hizo tan abrumadoramente (más del 81% según cifras oficiales) que la venta de la idea del cambio fue válida para el pueblo, que logró cohesionarse alrededor de una idea simple, reaccionaria y que pone a los electores como víctimas de sus representantes y no necesariamente como el origen de estos últimos.

Estos datos de la victoria nos darían a entender que la gente que votó si, en su mayoría quiere un Estado Socialista y cree que este es el mecanismo, eso se desprende si tomamos el resultado en conjunto con la información publicada por Jaime Durán Barba, previamente a la Consulta y que fuera reproducida en el blog de Diego Viñas "El Colectivo Inconsciente", quien hablaba de que el Ecuador quiere en un 80% un modelo económico de ese corte, aunque la definición de socialismo de muchos está también recogida en ese artículo, y no tiene nada que ver con lo que es.

A pesar de que lo lógico sería que en el momento de escoger nuestros representantes empecemos a er consecuentes con nuestras quejas, ansias de cambio y decisión de ir por el "Socialismo del Siglo XXI", el resultado de la Asamblea está por verse y el electorado tendrá que escoger entre muchas opciones, nuevas y viejas, que competiran entre si por un espacio para la reforma constitucional, y me temo que con tan poco tiempo muchos volverán a escger a los mismos de siempre.

No porque necesariamente vayan a ir a la Asamblea Bucarames, Leones, Borjas, Gutiérrez (no por Dios) y demás, sino porque a más de algunos de estos, irán "gente nueva" que no son más que servidores de pasado en copa nueva como dice la canción.

Gente de partidos obsoletos irán aunque no sean sus tradicionales líderes, estoy seguro, y gente de nuevos movimiento que solo buscan un "trabajito", para lo cual aprovecharán su fama por alguna actividad que no necesariamente tenga que ver con la administración pública, o que sus conocimimientos no garanticen nada positivo en un proceso de desarrollo de un marco constitucional adecuado y así futbolistas, cantantes, presentadores de televisión, personajes de la radio, reinas de belleza y en general de la farándula se aprovecharán de la situación para coneguir algo para lo que no necesariamente todos están preparados.

Porque no le pedimos a esta gente que también sea patriota, que de un paso al costado y que así como nadie se mete en su trabajo, que no se metan y le quiten la oportunidad a otra gente preparada de participar y efectivamente elevar el nivel de cambio de la Constitución; y que se entienda bien, no es que no tengan derecho, pero si la gente quiere el cambio, entonces que empiece eligiendo gente que por lo menos parezca que sabe algo del tema, porque por mucha buena voluntad que tenga el Chino Gómez para cambiar el marco institucional del país, me temo que no debe saber cómo carajo arreglar la conformación de la Corte Suprema de Juticia, el Seguro Social o la Superintendencia de Bancos y Seguros, y de eso justamente se va a hablar ahí.

Quien quita y el ex-futbolista de Barcelona, Liga de Quito y la Selección entre otros, si sabe de eso, pero en todo caso no basta no ser, sino también con parecer, y este personaje definitivamente no parece, y por si fuera, de antemano aclaro que yo no vataré por oportunistas como éste, porque ante esta falta de patriotismo ni el beneficio de la duda se le debe conceder.

5 Guiños:

Escarlata Mix dijo...

un columnista de mi pais llama electarados a los que no saben votar y eligen a la opción más pintoresca, demagoga y dicharrachera de todas. Pero también hace falta mucha cultura. Por lo menos los más maquiavelicos de mi país ya están animando al ministro de la producción a llamar a todos aquellos empresarios ecuatorianos descontentos con la elección. Ya está dicho: los rápidos se comen a los lentos.

Diego Viñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Viñas dijo...

abés que lo primero que me llamó la atención cuando vi las cifras de la victoria fue que Barba tiraba un 80% de desconocimiento y se ganó prácticamente por ese porcentaje (o sea, la cifra era real, no había operación mediática detrás de ese número). Hace poco en un comentario que le dejaba a un amigo bloggero que hablaba de esto le decía que me parecía importante que se haya votado por el sí y haya ganado esa opción, pero más importante era lo que venía después, es decir, a quienes eligen luego, porque si eligen a los mismos de antes no va a servir de nada o peor va a confirmar que Barba no sólo tenía razón con el número sino que tenía razón con que ese 80% no tenía ni idea de por lo que votaba. Tengo mis reservas respecto a ser optimista con estos números prefiero esperar, sin embargo me parece bueno el número en una sola cosa que creo que no puede cambiar, esa cohesión de la que te hablaba antes significa una enorme presión a un sistema político que agoniza en toda la religión (una forma de decir y hacer la política).
No me gusta Chávez, sí me parece bueno el proceso, pero Chávez me parece un demagogo y un tipo que vive del doble discurso (un exponente de la vieja política en fin), de la misma forma no me inspira confianza cuando Correa se burlaba de sí mismo con eso de "soy un chicago boy", no porque crea que realmente es un chicago boy disfrazado de revolucionario sino porque no creo que sea sincero, creo que la clase política se tiene que sincerar y hablarle claro al pueblo y prometer sólo lo que pueden cumplir, sabemos que los tienen agarrados de las pelotas los acreedores extranjeros y los grupos de presión internos, pero se vuelve imperiosa la sinceridad como forma de volver al pueblo partícipe de los proceso de transformación. Mientras ellos nos digan "voten y luego quédense tranquilos que yo arreglo todo" no se van a poder cambiar las cosas (porque muchos votantes piensan realmente que ellos solos pueden cambiar absolutamente todas las cosas, en realidad lo único que pueden hacer solos sin apoyo popular es robar lo que les dejen robar esos grupos de presión y mientras hacer algo para que no explote la olla). Por eso no hay que votar por quienes ya nos traicionaron porque hay que desenmascarar el doble discurso y a sus nuevos oradores y mientras tanto intentar elegir a aquellos que hacen algo de todo lo que prometen y que tienen las capacidades para hacer algo. A los otros, como bien decís, no hay que darles siquiera el beneficio de la duda hay ir borrándolos. Ahora hay que ver a quienes eligen, lamentablemente soy pesimista y creo que como le pegó Barba con la primera le pega también con la segunda significación de ese porcentaje que había dado, ojalá me equivoque. Se me hizo muy largo Andrés disculpame un abrazo hermano.

Carlos dijo...

...me gusta tu blog.

Te has fijado que los requisitos para ser asambleísta ahora son más básicos que para ser guardia de seguridad?
A ellos por lo menos se les exige bachillerato.

Quiero ver esos candidatos que vendrán...puaaagggg

Saludos.

Andrés Chiriboga dijo...

Tranquilo Diego, extiéndete lo que consideres hermano. Yo también creo que si Jaime Durán Barba le pegó una, le pega las do, además no hay que ser muy genio para ver el comortamiento de la gente.
Un abrazo.

Carlos: Los requisitos son una vergüenza puede ir cualquiera, y el problema no es ese, sino que esa apertura sería buena en un electorado activo y pasivo (candidatos y votantes) concientes, responsables y consecuentes. La carta abierta implica en nuestro caso payasos de circo y reinas de belleza.
Lo malo es que si se ponen más requisitos la demagogia se encarga de aplastar al proceso.
Saludos