martes, 8 de mayo de 2007

El 68% de ecuatorianos quiere ser asambleista.

Esto según las típicas encuesta vía telefónica que realiza Carlos Vera en su programa de entrevistas por las mañanas, por lo que en todo caso sería el 68% de la gente que vio el noticiero de la mañana del día de ayer.

Me llaman la atención dos hechos que se desprenden de esta situación. El primero es evidentemente positivo, y se relaciona con el nivel de cohesión entre la gente, el espíritu de saber que algo se debe hacer, la concientización de que la solución a los problemas está en las manos de uno y que cada ciudadano puede hacer la diferencia.

Si esta cifra se pudiera comprobar en términos nacionales, se concluiría también en parte que el cuento de que la gente está harta de la política es falso, y que de lo que se cansó es de cómo se hace política en el país en todo caso.

El segundo no es tan positivo y se refiere a que la gente promedio que busca llegar a la Asamblea no tiene idea de para que ir, en consecuencia, si tuviera la oportunidad de llegar su desempeño no sería adecuado, al menos según mi visión.

Esto lo concluyo después de haber oído a una de las peronas que se manifestó por que si iría, y que esta por lo meno abía algo de lo actuales problemas en la Carta Magna, quien alegaba que lo haría para que se respete el principio de unidad juridiccional previsto en la Constitución actual, y para hacerla respetar, argumento que por bueno que sea no se ajusta necesariamente a lo que muchos pretenden con los plenos poderes de la Asamblea, que implican desechar el actual texto contitucional y empezar uno nuevo desde cero.

Estas personas solo se esperanzan en sus buenas intenciones, válidas, patrióticas y demás pero como dice el refrán popular justamente, de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

4 Guiños:

Ludovico dijo...

Chch... ose que ya esta berreado se asambleista?? Que falta de roce de estos manes :p

Escarlata Mix dijo...

En Perú ya los hemos padecido. Lo malo de cambiar la Carta Magna es que origina desconcierto. Si a ojo de los expertos la carta está bien, entonces solamente hay que hacerle reformas. Lo malo es que Correa, al mismos estilo de Chavez, Evo o Humala, piensa reformar la constitución para atornillarse (apuéstenlo). Por cierto, los ataques de Correa a mi pais buscando aires bélicos los tomamos con bastante calma. Es una estrategia de muchos gobernantes para que los militares se sientan apoyados y así contar con ellos para lo que venga. Para eso se las emprenden con el Perú, el cuco de siempre. Ahora van a comenzar las compras de armas y se meterán a los bolsillos las comisiones de los traficantes de armas. Mucho cuidado.

Di dijo...

Cualquiera que pretenda ser asambleista, debe estar consiente, no solo de la necesidad de un cambio, sino tambièn de la responsabilidad, y sacrificio que implica ser parte de este cambio, y estar totalmente dispuesto a afrontar lo que conlleva. ¿En efecto todos aquellos que quisieran ser asambleistas conocen la labor que esta responsabilidad conlleva?
Antes de poder decir "quiero ser asambleista" es necesario que se informen de lo que es e implica serlo

j_major dijo...

y antes de decir "quiero ser asambleista" debieran leer el artículo de Jorge Vivanco sobre el tema en la más reciente Vistazo.

he tenido oportunidad de leer en mi trabajo algunas de las 400 propuestas que le llegaron a la Comisión Conesup. desde hacer a la conscripción obligatoria para las mujeres hasta crear un plan de reforestación...

con respeto a dichas ideas, si esos señores llegan a la asamblea, tendremos una constitución con muchas cosas innecesarias y con una carta tan extensa, ya sabemos que durará poco...