jueves, 22 de marzo de 2007

El Anticristo estuvo en Quito.

José Luis de Jesús Miranda, quien fundó una secta, para luego proclamarse apóstol, luego Jesucristo reencarnado y finalmente Anticristo, estuvo en Quito, no físicamente, (aunque como dice ser Dios igual está en todos lados) pero si por video, para abrir una sede de su organización religiosa, en la que como para variar le saca plata a la gente, habla un poco de cosas e incita a sus seguidores a tatuarse el 666, para demostrar que son fieles a sus ideas.

El puertorriqueño Miranda además de líder religioso es drogadicto y mujeriego, no diferente de algunos curas violadores, lo malo es que a este tipo se lo considera un santo por estas características entre otras cosas, y si es por eso yo tengo algunos amigos que fijo son más santos que este pseudo líder religioso y se tatúan cosas más interesantes.

Pero dejando a mis santos amigos a un lado, este sujeto abrió una sucursal en la franciscana ciudad de Quito, y ya había algunitos tatuándose el 666 mientras el máximo líder de este movimiento en Ecuador exponía los fundamentos de su fe vestido a la moda y bien engafado, entre sus guardaespaldas, y hablaba de papi como un santo. (Así se refería al profeta este)

El diez por ciento de lo que gana uno debe aportar a este movimiento, no diferente a muchas otras sectas y pseudo religiones que han terminado en fracasos, suicidios colectivos o convirtiéndose en movimientos más fuertes al andar.

La libertad de religión está consagrada por la Carta de Derecho Humanos, e implica que ninguna persona debe ser sometida a discriminación alguna por sus convicciones religiosas, pero este derecho tiene sus obligaciones correlativas: primero evidentemente la de que todos respetemos las decisiones en la materia de otros y que las nuestras sean respetadas; y segundo que por el mismo hecho de ser oponible a todas las demás personas, el ejercicio de nuestra libertad de religión no debe buscar obtener réditos económicos de la gente, puesto que lo espiritual no debe confundirse con lo material, más claro al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. (Este punto es muy mío por cierto, y si alguien se siente feliz regalando la plata a todo aquel que diga que es Dios, vaya pues.) Así pues si mañana yo decido que Harry Potter es Dios, ni modo, mientras no le haga daño a nadie más con esto y mientras no le cobre a la gente por hablarle sobre las aventuras del ficticio personaje.


Lo preocupante es que la gente ingenua y fácilmente sugestionable a parte de creer que Correa les va a dar empleo, salud y vivienda con la constituyente, ahora también va a empezar a creer que tiene arreglado todo en el más allá por seguir a un sujeto que además de generarles falsas expectativas, juega con su fe y con las convicciones más profundas de la gente, aprovechándose de la necesidad espiritual, que sobre todo en países con altas tasas de pobreza como el nuestro, se constituye en el último recurso ante la cruda realidad.

7 Guiños:

Diego Viñas dijo...

Soy un opositor de la Iglesia como institución anquilosada, me gustan aquellos que andan predicando por el bajo fondo y haciendo honor al voto de pobreza (no estoy de acuerdo con este voto, pero sí ellos así que deberían respetarlo, yo preferiría que vivan sin ningún tipo de necesidad) y no se quedan quietos, no aquellos que viven en suntuosos palacios.
Vos fijate que los partidarios de estás sectas (¿religiones?, la verdad me marean como los brasileros) van por el camino inverso. Francisco de Asís, venía de una familia rica y vendió todo y lo repartió entre los pobres, en cambio ellos vienen (en algún que otro caso) de la pobreza, agarran todo, compran todo y no reparten ni lágrimas. Pero como bien mencionás cuando uno está en el fondo agarra cualquier cosa para salir. Para mí no son más que ladrones sin escrúpulos. Un abrazo

Quique dijo...

Amigo acabo de tener una visión, desde la segunda semana de diciembre estamos labrando nuestro camino al cielo, según tus "santas" palabras referentes a tus "santos" amigos.
Pero bueno yo si manifiesto abiertamente mi oposición a vergamuces como este supuesto anticristo que de anticristo lo de yo de hincha del Quito. Así que ojalá la sociedad en general deje de caer en este tipo de patrañas. Si bien la fé es algo necesario hay que saber enforcarla, yo me considero una persona religiosa y creyente y realmente me apestan ectitudes como esta.

Andrés Chiriboga dijo...

Diego: comparto tu vision totalmente, este tipo no es más que un delincuente que recurre a la fe como mecanismo de cometer fraude y extrosión, sin escrúpulos ni principios, además por último si el fin de su fe es hacer plata, que la haga para todos su integrantes, y no solo para sus líderes. Toda una doble moral, quien quita y en poco tiempo se lanza de político.
Quique: Te concedo eso de que estamos labrando el camino al cielo, pero solo con drogas legales (léase alcohol), pero aún nos falta, y espero no llegar, para ser tan santo como estos impostores. El punto etá en saber enfocar la fe cómo dices, sea cual sea la que uno profese.
Lo que si te indicaré amigo, ya que lo nombras, es que si te haces hincha del Quito llegarás a comprender el camino del bien y la verdad, en mi querida noble institucion se amalgaman todos los votos, pobreza, sufrimiento y aguante, pero todo con pasión pana, jajaja. Eso si te diré que mejor no acotes a esta parte del comentario porque quien quita y no publico la respuesta, le digo a la Lucy y empezamos tu conversión al equipo de la ciudad de lleno.

Ludovico dijo...

Me llena de temor ese individuo

elpub dijo...

bis

Autómata dijo...

maldito estafador, me pregunto que llevará a la gente a seguirlo y a tatuarse el 666... temor no lo creo, me da pena la gente... y encima les quita el billete..

Anónimo dijo...

como dice el refran...es más facil convencer a las masa que a una persona...